GRACIAS POR VISITAR MI BLOG

TRANSLATE TO YOUR LANGUAGE!!!

sábado, 30 de junio de 2012

Un año en la Escuela de Hostelería de la Casa de Campo en Madrid...


Esta semana, con la entrega de notas, ponía punto y final al primer año en la Escuela de Hostelería de la Casa de Campo. Dejaba atrás todo un conjunto de meses plagados de experiencias, a un grupo de compañeros increíbles (a los que espero tener muy cerca el próximo curso), a grandes profesores, a mil y un momentos difíciles de recoger en unas líneas.

En Septiembre del año pasado empezaba este viaje. Salía de mi casa cargada con un uniforme absolutamente extraño en mis manos, una manta con cuchillos (algunos de los cuales ni sabía usar) y mucho "miedo" en mi interior. Ya habíamos tenido un par de días de presentaciones y ahora se trataba de entrar en faena. 

¿Qué se siente una vez te cambias por primera vez y entras en una cocina tan grande? Yo sentí pánico, de verdad. No sabes qué te van a pedir, cómo son tus compañeros, qué es realmente una cocina profesional... nada!! 

Recuerdo los primeros días y ahora me río un poco. No sabíamos ni ponernos el pico, ni para qué servía. Jeje!!! Parece que han pasado mil años, pero han sido tan sólo unos meses. 


Yo llegaba absolutamente nueva a este mundo, desde una carrera como Derecho y con una diferencia de edad con la mayor parte de mis compañeros bastante considerable.

Esos primeros días toda la información te parecía un mundo, había tanto que aprender (utensilios, hornos, fuegos, maquinaria, cortes...). A los pocos días ya se notaba un gran ambiente entre los compañeros, algo que fue la tónica de todo el curso y que ayudaba muchísimo a la hora de entrar en cocina. Si hay algo que creo que he aprendido este curso es a apoyarme en mis compañeros. Un diez por ellos!!!
Empezamos en con cortes (patatas, cebollas, puerros, zanahorias....). El primer mes, y antes de empezar el servicio era cortar, cortar y cortar. Nos enseñaron algunas cosas básicas, como hacer fondos y salsa de tomate, y, poco a poco, íbamos familiarizándonos con nuestra gran cocina.
 Se nos hacían interminables esas jornadas de cortes y, aunque yo confieso que me gustaba (jaja!!), empezábamos a preguntarnos si algún día podríamos acercarnos a los fuegos.... 
A mediados de octubre (más o menos) empezábamos a dar comidas (comenzaba el servicio). Nos dividían en partidas y comenzaba otra etapa. Seguíamos muy, muy verdes (algunos lo estábamos muuucho más que otros, jeje), pero ya nos lazaban a la piscina. ¿Primera partida? La mía fue entremetier, quizás la que más me ha gustado. Espaguetis a la carbonara nuestro debut; aunque nuestros espaguetis tenían poco de espaguetis y más de fideos (ayyy!!!). Ese día salí del servicio emocionada: había disfrutado tanto!!!
 Pasaban los meses y, aunque el miedo permanecía latente, cada vez te sentías más en tu mundo. Cada día en la escuela me reafirmaba en mi decisión y me hacía darme cuenta de que éste era el mundo en el que quería estar. 
Enero y la visita al matadero, febrero y Madrid Fusión (Subijana, Arzak... emoción!!!), semana santa y mi inmersión en el mundo del pan, tercer trimestre y el empujón final. Presentaciones orales, risas, jornadas del pan en la escuela, del queso, esferificaciones....
En abril me presentaba a un certamen de alta cocina y en mayo me seleccionaban para ir a la final... (increíble!!!). 
Junio y los exámenes, la final del certamen de alta cocina (decepcionante, pero eso es otra historia), las notas y... el final de un año.
 Ahora miro atrás y no me puedo creer que haya pasado todo tan rápido....
Al final, mil y un cortes de verduras, bridar pollos, sacar chuletas, hacer tortillas de patatas, fondos... jaja!!! Mucha preelaboración, eso sí. ¿Qué más aprendes en una escuela como la de la Casa de Campo? Pues esencialmente platos de la cocina tradicional española: marmitako, purrusalda, fabes, bacalao al pil-pil, merluza a la koskera... Hay muchos alumnos, pocos profesores (cada vez menos por desgracia) y muy poco presupuesto. Aprendes si te esfuerzas y eso es algo que te dejan muy claro al entrar. 

Mientras estás allí sientes que siempre haces lo mismo, pero al llegar a casa me daba cuenta de que algo en mí estaba cambiando. La escuela es el principio de un largo camino... 
Y aprovechando la frase de Subijana..."podemos estar contentos, pero nunca satisfechos". Supongo que esto es lo que siento yo en este momento... 
Mil gracias a todos mis "compis" porque estoy segura de que sin ellos todo hubiese sido muy distinto. Y cómo no, a esos profesores a los que hemos vuelto locos este año con nuestras meteduras de pata, jaja!! No las digo porque os reiriaís mucho... algún día ;))

17 comentarios:

Mari dijo...

Hola Helena, veo que te has cargado de experiencias extraordinarias de las que dejan huella. Yo en Septiembre emprenderé un nuevo reto que me hace mucha ilusión, entraré en la escuela de Hosteleria también, y al ver lo que cuentas me puedo hacer a la idea de lo que me espera, pero estoy con tanta ilusión como tú cuentas.
Muy bonito......Besos

doris dijo...

Me gusta tu entrada y seguro que si te gusta serás una estupenda cocinera, cualquier dìa te vemos en lo más alto de la cocina.Te lo mereces

Sus dijo...

Suena emocionante leer sobre tu curso. Qué bien que lo hayas disfrutado tanto!

Bram dijo...

Ains que cosas, a mi me paso exactamente lo mismo que a ti; yo venia de otros mundos (aviacion concretamente) y habia estudiado previamente turismo. En mi curso la mayoria era gente mayor (60% más o menos)Y he tenido las mismas sensaciones que tu. Segundo se te va a pasar en un plis plas y las practicas bueno eso si que si quieres aprendes y si no pues no, pero intenta explotar tu más a que te exploten.

Helena Fombella dijo...

Mari, no sabes cómo me alegro de que te hayas decidido. Seguro que te pasa como a mí y disfrutas muchísmo. Aprovéchala porque pasa volando ;)

Doris muchas gracias!Ojalá tengas razón ;))

Sus, jeje!! Qué te voy a decir si ya somos "viejas conocidas". Jaja!! Un besazo.
Y Bram... sé que el próximo año se hará aún más corto, en Semana Santa acaba y pasamos a las prácticas y sé que, a partir de ese momento ya nada será igual... pero ya iremos viendo. Un abrazo!

Miss Migas dijo...

El lunes haré la aplicación para la escuela, me gusta lo que cuentas pero qué lástima que haya pocos profesores y el presupuesto tan reducido. Habrá que luchar pues =)
Besos

Mª Encarna dijo...

Muy emocionante ,cuando te fueiste a la escuela te dije que lo aprobecharas y disfrutaras mucho,y veo que lo has hecho,cuanto me alegro de todo los momentos tan increibles que has vivido,ahora te mereces unas vacaciones ,espero que pases un muy feliz verano,un beso linda!

Jose Padilla Rodriguez dijo...

Me alegro muchisimo que hayas disfutado y sacado provecho del curso de cocina, supongo que de nuevo en septiembre de vuelta a la escuela. Disfruta las vacaciones de verano. Un saludo.

Rosa dijo...

Hola Helena, que envidia me das, me hubiera encantado estudiar hosteleria pero la vida va por donde le da la gana a ella, acabo de publicar un helado, lo ultimo de la temporada y vengo a despedirme. Felices vacaciones y hasta pronto. Besos

Adassa dijo...

Me ha encantado tu entrada!!! Pues terminé derecho y estoy pensando en la Escuela de Casa de Campo!! casualidad.

Qué estudios cursaste exactamente en la Escuela???

Me alegra saber tu experiencia, pues me ha ayudado bastante! :)

Oye, si tengo alguna dudilla te puedo preguntar??? :P

un beso y gracias por compartir esta entrada.

Mercedes dijo...

Helena muchas felicidades por el fin de esta etapa, espero disfrutes de las vacaciones de verano y recargues las pilas para el nuevo curso.
Me has dejado intrigado con el final del certamen, espero esa historia.
Un besote.

llimaverda* dijo...

qué suerte, ya me gustaría a mí apuntarme a esa escuela, besos!!!!

sonyman dijo...

Se te ve muy contenta por cierto un primo mio va a la misma escuela que tu primer año, haber si le conoces Jose Antonio Meiriño??

Lo conoces si es asi dile que soy su primo manuel yo no soy profesional solo amaterur jejeje

carmina dijo...

¡Enhorabuena!! Lo mejor que le puede pasar a alguien es dedicarse a lo que le gusta, y disfrutar con ello. Un beso!

Adassa dijo...

Te escribí hace unos días un comentario! No se si no te llegó.

El caso es que te decía algo así que me alegraba leer tu post, pues acabo de terminar derecho tb y quiero encauzar mi rumbo en la gastronomía! Estaba pensando en matricularme en la escuela de Casa de Campo. ¿qué estudias exactamente? ¿Te puedo coger como orientadora extraoficial?

Me ha hecho ilusión leer tu entrada!

muchas gracias!

un beso y me alegra de que te haya ido genial este año!

Helena Fombella dijo...

Hola Adassa!!! Siento no haberte contestado antes, ando un poco desconectada últimamente. Yo estoy estudiando el Grado Medio de Cocina y Gastronomía, para mí es mejor que el Superior, al menos aprendes bastante más, pero eso tienes que decidirlo tú porque es una opinión personal. No obstante, cualquier cosa que necesites, no dudes en enviarme un email: sahuri78@yahoo.es.
La cocina profesional es increíble, pero eso sí, no esperes nada parecido a lo que sale en Canal Cocina, jeje!!! Un besazo muy fuerte y adelante!!!!

Leticia López-Hermoso dijo...

Hola Helena, me ha encantado tu relato de tu experiencia. La verdad es que me estoy planteando dar un giro y hacer lo que más me gusta, y me ha animado un montón ver que con tu situacion inicial es parecida a la mía (tengo Derecho y tengo ya 30 años) y sin embargo lo has hecho y es más, se te ve encantada, lo cual me enchufa una ilusión aún mayor de la que tenía, y reconozco en en mí ese pánico que describes al principio. Yo empezaría ya el curso 2013/14. Me está costando un poco encontrar información más concreta sobre el acceso a la Escuela, y no conozco a nadie cercano que haya estudiado allí. Abusando de tu generosidad, podrías por favor orientarme desde tu experiencia personal cómo empezaste a andar en esa dirección, me siento torpe.
Muchas gracias por compartir esta entrada.
Un abrazo y mucho ánimo!

Mis recetas en pdf

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

hierbabuena y pimienta